Movimiento San Isidro

Por: IDAYSI CAPOTE

En este planeta, los genios en todos los ámbitos que han acelerado la velocidad del mundo; han sido demasiado imperfectos: o pervertidos, o locos, e imprescindibles.

Famosas excepciones exhibe la lista de la historia universal: los cabecillas de la involución, con el cerebro fijo en reversa; donde la burla a la física es contante.

El ejemplo por excelencia del fanatismo a retrocesos lo ganó con honores el narco dictador, Fidel Castro Ruz; quien puso a Cuba cuesta abajo.

Implantó el desprestigio, la cárcel, el destierro, y el uso de las armas contra cada cubano que se atreviera a pensar diferente; sólo con eso le bastaba para asesinar la moral, o quitarles la vida a los rebeldes anti comunistas.

Súbditos post mortem continúan con el culto a esta equivocación Castro-humana, y la acción contra los mismos coterráneos cubanos, es para ellos placentera.

Afirman los usurpadores desde 1959 que la disidencia en Cuba está compuesta por prostitutas, proxenetas, ladrones, drogadictos, psicópatas, mercenarios y gran parte de la comunidad LGTBI de la isla.


La falta de vergüenza del enemigo se mide por la magnitud de la crueldad de sus actos, por la venganza desmedida y por la manera que desprestigia y difama en contra de sus contrincantes.

Para gente con un poder de discernimiento individual bien desarrollado, estas caracterizaciones despectivas constantes hacen dudar de la veracidad, una vez más, del comunismo anti cubano, anti humano y con una carencia excedida de toda moral.

Qué impidió al emperador romano, Julio César; quedar para la historia de la Humanidad como un conquistador valeroso y gran estratega militar, a pesar de cómo lo describían sus soldados, enemigos, amigos, o consanguíneos:
“Marido de todas las mujeres y mujer de todos los maridos”.

Y, ¿qué hay con esto?

(*) “Manu, sobrina nieta de Mahatma Gandhi escribió sobre uno de los experimentos más controvertidos e incomprensibles de su tío abuelo: cuando le pidió que durmiera con él en diciembre de 1946 para “poner a prueba su conquista del deseo sexual”, según las palabras de la biógrafa Ramachandra Guha.

Gandhi se casó cuando tenía 13 años, y asumió un voto de castidad cuando tenía 38 años y era padre de cuatro niños.
El experimento duró solo dos semanas, y ocasionó críticas y ofensas…”.

¿Pudiéramos seguir respetando a nuestro José Martí, si la seguridad del Estado de la dictadura Castro-Comunista pusiera cámaras ocultas después de que el Apóstol inhalara hachís y se entregara a la bailarina española en una noche de amor desenfrenado?

Imagino una habitación a puerta cerrada, con un baile desnudo y horizontal al son de las castañuelas, donde el gemir del amor anuló el repique y volaran las manos de la ibérica con una música piel adentro?… Sus versos -los de Martí- serían eróticos, impublicables… humanos…

Sin contar jamás con el vil espionaje que vivieron los jóvenes rebeldes del Movimiento San Isidro mediante cámaras ocultas mientras estaban en “modo intimidad”.

Y qué decir de la pasión entre la fotógrafa italiana Tina Modotti, bisexual confesa en la década de los 20’s del siglo pasado. Activista y luchadora social en México, quien se enamoró perdidamente y de manera correspondida de Julio Antonio Mella.


Imaginan una ardiente sección de amor de esta mujer de todos los tiempos y de este joven cubano que su muerte llegó a sus cortos y prolíferos 26 años… sería algo así “Como un leño en un incendio”; título homónimo de una de sus obras literarias.

Podría humano juzgar al fundador en 1922 de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU) de la Universidad de La Habana por un desempeño varonil, primitivo, y salvaje y atlético en un lecho de amor donde se muestra también de qué está hecho un hombre; si de material desechable o de madera pura y dura?.


Y si las cámaras y micrófonos hubieran cundido la Sierra Maestra donde la guerrilla al mando del dictador Fidel Castro Ruz vivió durante meses… qué podrían contarnos aquellas lunas…

Cuando se está con la vida en un hilo se exacerban -en muchos- los sentidos; y la moral puritana y prejuiciosa pasa a un plano risible. Se vive al 200% cada día.


Imagino de todo, por lógica en esa etapa, donde después de matar y ganar; Fidel Castro iría con la excitación a flor de piel a desquitarse con su amada Celia Sánchez Manduley.

También visualizo modos de la poca hombría que caracterizó a Fidel, con el baño a leguas, la mugre al por mayor y los besos llenos de tabaco… un ególatra, ¿besa?…


Las circunstancias que vivieron los jóvenes del Movimiento San Isidro hubieran desprestigiado a cualquiera , con la jugada sucia de grabación de videos, con voces incluidas.


De algo así no hubiera salido bien parado ningún grupo de jóvenes cubanos. Con lo jaraneros que somos, que nos reímos de todo, y los diálogos con tono sexual no faltan bajo aquella temperatura tropical, húmeda y calurosa.


El Movimiento San Isidro puso a temblar al régimen de La Habana. Los asustó y mucho. A pesar de que entre sus miembros hipotéticamente (como afirman Raúl Castro y su títere Díaz-Canel) hubiesen gays, prostitutas, mercenarios; o traidores a la dictadura Castro-Comunista asesina anti cubana.

El Movimiento San Isidro hizo estallar la máscara de invencibles e impenetrable del comunismo en Cuba.

@idaysicapote

Foto tomada de Google

(*) https://www.bbc.com/mundo/noticias-49906309

Un comentario en “Movimiento San Isidro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s