Cuba y la nueva Creación de Dios después del comunismo

Por: IDAYSI CAPOTE

Si conoces a Cuba desde dentro, comprenderás que debe ser recreada a imagen y semejanza de la virtud y el merecimiento, la abundancia de civismo y de alimento para el cuerpo y el alma y llenarla de felicidad.


En el primer día en Cuba, los días dejarán de ser negros y las noches de angustia por el estrés del alba siguiente, cuando millones se preguntan qué comerán cuando se haga la luz, cuando el amanecer no intimide.


La luz debe ser perpetua y la oscuridad placentera y relajante.


En el segundo día los cielos y los mares se aprovecharán para viajar y regresar. Los cubanos tendremos ese derecho, y la seguridad de no morir ahogados por una inmigración masiva que será innecesaria.


También se podrá disfrutar del océano en pesca submarina, como uno de los entretenimientos favoritos del gran dictador Fidel Castro Ruz que le prohibió hasta hoy al pueblo de la isla este hobby tan inofensivo.


Antes habrá que dragar lagos, ríos, y bahías para eliminar la putrefacción de décadas, para anular el abandono de la naturaleza por el sistema bolchevique que sólo destruye y aniquila.


En el tercer día la plantación de bosques será prioridad después de la deforestación revolucionaria para sembrar caña de azúcar.


Desde 1959 dinamitaron campos frutales enteros en pos de mantener la industria del azúcar de caña cubana y resulta que en vez de renacer han sepultado esta tradición de isla azucarera desde hace cinco siglos.


Han desmontado centrales de este rubro y los han regalado a países como Nicaragua y Venezuela.


En el cuarto día se debe evitar que hasta la luna, el sol, y las estrellas llegue la contaminación de las pocas fábricas que tiene la Mayor de las Antillas.


Los dictadores no permiten a nadie del mundo real chequear el sabotaje cruel contra la naturaleza que sostienen sin ser penalizados por perjudicar a la madre natura.


Las aves que vuelan en el cielo de la isla son generalmente carroñeras, buscando comer lo que esté putrefacto. Hasta estas auras tiñosas la tienen difícil.


Los animales domésticos se comen también; como los gatos, que están en peligro de extinción.
Los peces en el mar, son en su mayoría, para exportar. Y salir a pescar con la familia y amigos durante un fin de semana es una metáfora o un chiste de mal gusto.


Fidel Castro fue un depredador de mariscos y también estos constan en las listas de lo imposible o ilegal para los cubanos.


Al cabo de 62 años han flexibilizado algunas prohibiciones; pero sigo pensando que no es más que una finta u otro engaño con efecto tranquilizador para un pueblo que no sale de la zozobra, del sobresalto porque sobrevivir en Cuba es para gladiadores.


La re Creación de los animales y el Hombre en el sexto día sería un trabajo extenuante hasta para Dios.


En Cuba se importa todo tipo de carne de ganado vacuno, porcino, ovino.


Se venden aves autóctonas cubanas. Venden todo e importan para abastecer los hoteles de lujo y las casas de la crápula-cúpula-comunista.


Los animales domésticos padecen el hambre de sus dueños.


Deberá desarrollarse durante años la población ganadera.


La dictadura anticubana ha dejado caer todo hasta el fondo.


En el sexto día la creación del nuevo Hombre en Cuba duraría décadas de desintoxicación del adoctrinamiento marxista fidelista.


El miedo, la desesperanza, el hambre, la doble moral, la prostitución de supervivencia, la mala educación, y la deformación de los niños y jóvenes.


Dejará el aborto de sobrepasar los nacimientos en la isla.

Dejaremos de callar lo que pensamos. Se extinguirían los torturados, encarcelados o asesinados por atreverse a tener libre expresión.


En el séptimo día Dios merece ir a un resort con spa, sauna, cámara hiperbárica. Merece usar colágeno, bótox, ácido hialurónico; porque el trabajo en la re-Creación de Cuba será tan desgastante que estará sin fuerzas, irreconocible para seguir amparando este mundo.


Sus poderes mermarán en Cuba. Deberá descansar otros siete días o quizás una cuarentena.


Cuba está en ruina total, y es necesaria recrearla otra vez.


Ha sido la destrucción Castro comunista de tal magnitud que es impensable ver que Dios tenga una tarea tan difícil.


Cuba quedaría después del Castrismo como el infierno en la tierra. Con la ayuda del verdadero Mesías y de cubanos de bien, tendremos una isla alegre, colorida, próspera.

El primer día de esta nueva creación le pido a Dios que borre de nuestras mentes el sacrilegio a lo Castro Ruz.


En Cuba el odio será ilegal, y la risa obligatoria.

@idaysicapote

Imagen tomada de Google

Un comentario en “Cuba y la nueva Creación de Dios después del comunismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s